Estilo e ilustración, estilo del ilustrador, como conseguir estilo propio ilustrando, proceso de ilustración, boceto de ilustración para niños, Mar Villar,

Creo que el estilo es uno de los dilemas que más se repiten entre quienes empiezan en el mundillo de la ilustración. Hace unas semanas, en el podcast de Viviendo del cuento en el que me entrevistaron, me comentaron que tenía un estilo reconocible. También, alguna que otra vez me escriben por mensaje directo en Instagram diciendo que les gusta mi estilo y me piden consejo para conseguir uno propio. A mi me sorprende bastante porque no considero que tenga un estilo definido. Además me gusta ir probando cosas nuevas, y creo que ahora mismo me pilla en una etapa de evolución y de experimentar y creo que no soy capaz de verlo.

Lo que habitualmente entendemos por estilo sería algo así como una serie de rasgos que se repiten y hacen reconocible el trabajo de un artista. Hace algunos años es cierto que me preocupaba más el lograr un estilo propio y que fuera identificable, ahora que me he quitado corsés de ese tipo y que me da igual que se me reconozca o no, es cuando más he empezado a escuchar y leer que sí que lo tengo.

El estilo no aparece de la nada ni por una revelación divina. Todos nos alimentamos del trabajo de artistas a los que admiramos, absorbiendo como esponjas lo que nos gusta para luego pasarlo por nuestro filtro. Y no sólo me refiero a la parte gráfica, sino a la forma de contar las cosas. Y una vez vamos trabajando y encontrándonos, con el tiempo vamos evolucionando y descubriendo lo que nos define.  Por ejemplo, mi trabajo de hace tres años no es como el de ahora, no dibujo igual, sin embargo hay algo en él que sí reconozco como mío.

Considero que el estilo no es sólo dibujar de determinada manera a los personajes, o la técnica que uses y cómo la uses. Además de la gráfica, también es una forma de ver, de analizar, de interpretar; es cómo resuelves y solucionas un proyecto. Es el tono que usas, el imaginario propio, el humor (o no), la forma de transmitir conceptos e ideas… Es una voz personal que va apareciendo con el tiempo y con mucho trabajo a tus espaldas, que te va definiendo y te hace reconocible. Ahora mismo, lo que más me obsesiona no es una técnica o una gráfica concreta, sino el comunicar correctamente, que al fin y al cabo es la función de un ilustrador.

Por esto, cuando me piden consejos para encontrar un estilo propio, lo único que puedo decir es que sigan trabajando y no tengan prisa. No hay una fórmula mágica ni podemos forzar un estilo que nos defina, todo eso llega con años de trabajo y formación a nuestras espaldas. Y no sólo con trabajo en encargos, sino que conviene hacer también trabajos más personales: preparar una exposición, dibujar con normas, trabajar en un proyecto de álbum propio, o simplemente dibujar en tu cuaderno de bocetos porque sí. Al menos, a mí me funciona, para mí es una forma de evolucionar, de descubrir y descubrirte, y también de desconectar de los encargos. No siempre tengo tiempo o a veces me apetece más leer o ver una peli o serie, pero trato de hacer algunas cosas más personales y sorprenderme con lo que voy descubriendo.

Y por último, añadir que seguro que a esos ilustradores (yo diría que todos) a los que admiramos por su trabajo ya han pasado por esos años de trabajar duro y encontrar su voz, y siguen trabajando por mejorar y evolucionar. Y también tienen sus crisis creativas, y se sienten inseguros a veces con su trabajo, y tienen dudas… Así que menos obsesionarse con tener un estilo definido porque al final forzarlo se puede convertir en una cárcel. Mejor trabajar y dibujar mucho, formarse, tratar de ser sinceros con nuestro trabajo y saber si tiene o no la calidad suficiente, tener claro a dónde quieres llegar y enfocar tu trabajo en ese camino… Y el resto ya irá apareciendo.

Ilustración de hawaiana, ilustración a lápiz, ilustración en acuarela, Mar Villar, pruebas de estilo de ilustración

Para finalizar, y relacionado con el tema, os comento que estoy participando en el #retoputada en Instagram. Esto viene por parte de Jotaká, Espinaca Explosiva, Jaume Mora, Jonny Casamenti y TheHugo.Artist, que hace un tiempo tuvieron una conversación sobre si la técnica determina el estilo o no (por lo que he escrito anteriormente ya habréis deducido que mi opinión es que no sólo la técnica), y decidieron lanzar este reto para ellos mismos, aunque al final nos hemos sumado unos cuantos. La idea era repetir una misma imagen, basada en una foto, con cuatro técnicas distintas y sin mezclar con ninguna otra, y además así te fuerzas a salir de tu zona de confort. Por ahora se ha trabajado con lápiz, acuarela, y acrílico, queda trabajar la misma imagen en digital. Con lápiz no he tenido problema, con trabajarla en digital tampoco creo que lo tenga, y con acuarela he quedado más o menos contenta pero reconozco que me hubiera gustado más darle detalles a lápiz. La que sí me ha costado y no he quedado contenta ha sido el acrílico, para grandes formatos y murales es maravilloso pero para pequeño formato y dar detalles no es lo mío.

No sé qué opinaréis los que me leáis sobre lo que he escrito, pero una vez abierto el melón me lo podéis contar en los comentarios, hablarme de vuestra experiencia, o contarme vuestras penas. Que tengáis un buen fin de semana y poneos a la sombra, ¡que hace mucho calor!.

4 comentarios en “Sobre el estilo del ilustrador”

  1. No podías haberlo explicado mejor Mar, estoy muy de acuerdo con tus palabras. El estilo es algo que viene con los años de trabajo, dibujo, formación y hay veces que nos obsesionamos mucho con ello.
    A mí me pasa como a tí, hay gente que dice reconocerlo pero yo no acabo de verlo jeje.
    Me encanta tu trabajo en cualquier técnica

    1. Sí, es que no hay ninguna fórmula mágica, es trabajar y punto. Por lo que veo me da a mi que todos vemos el estilo de los demás pero somos incapaces de ver el nuestro, jejeje! Gracias por tus palabras 🙂

  2. Hola Mar! Ahora no has sido tan breve… Jajajj. Está estupendamente la entrada que has escrito. Gracias, sigo tomando nota. Yo pienso que el estilo de un ilustrador, decorador, escultor, pintor, escritor… Lo define su propio gusto. Evolucionan en sus trabajos, se puede cambiar de estilos, técnicas, caras, cuerpos… Pero siempre habrá algo que defina la obra de quién la crea y será eso, su gusto. Aunque cambie un poco el envoltorio se reconocerá esa “cosita”que nos distingue. Porque cada persona es un mundo. A mi me puede gustar el trabajo de ilustradoras o ilustradores, que nada tienen que ver entre ellos, puedo sin querer o queriéndolo, tomar aires suyos, pero siempre añadiré mi sello sin querer. Hace unos días te preguntaba qué hacer con los trabajos que hago por mi cuenta y muy amablemente me contestate y eso es algo que siempre agradeceré a las ilustradoras que sigo, que en algún momento os he preguntado algo, (porque suelen ser ilustradoras aunque también me flipa Marco Somá) que además de buenas en vuestro trabajo no dudáis en ayudar a las que estamos más perdías que el barco del arroz. A mi no me preocupa tanto mi estilo o si se me reconoce por mis dibujos o no, sino a donde dirigirme con ellos. Pero bueno, de momento seguiré trabajando, que no dedico horas mil a ello, la verdad, tengo unos espacios de tiempo vacíos de lápiz que no sé cómo me acuerdo de como cogerlo cuando vuelvo a la mesa de dibujar… Un saludo Mar y ole tu sello, los nombres de tus mascotas y tu hawaiana!

    1. Hola Ana ¡Jajaja, tu tampoco has sido breve comentando! 😛 No sé si lo llamaría gusto pero algo de eso hay también. Es verdad que me acuerdo que me escribiste preguntando, suelo intentar responder cuando me escriben, aunque a veces se me pasan o van a la bandeja esa de “otros” y se me pasa responder, ¡no doy para más a veces! Mucha suerte en tu aventura por las editoriales y el mundillo ilustrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *