9 cosas que hubiera deseado saber antes de ser ilustradora

Cosas que debes saber si quieres ser ilustrador

¿Qué debes saber antes de ser ilustrador?. Bueno, eso es algo bastante relativo, depende mucho del camino que quieras tomar. Yo, por ejemplo, me lancé a la piscina estando un poco verde. También te diré que he aprendido a base de hostias (¿se puede decir eso aquí?, se puede). Y ese aprendizaje, mayfrend, se te graba a fuego y no se olvida. No me voy a referir tanto a consejos sobre cómo crear tu portfolio de ilustración o sobre cómo empezar a trabajar de ilustrador. Para eso ya hay unas cuantas entradas en este blog y mucha información en internet.

Tiene más que ver con consejos que no te enseñan en las escuelas, y muchos de los puntos que desarrollo tratan sobre manejar situaciones en las que tu cabecita te va a sabotear de lo lindo (¿te suena eso de compararte con otros?). He tardado AÑOS en aprender a manejar esos momentos y afrontarlos desde otra perspectiva, y también en entender que no todo está bajo mi control.

1 – La paciencia es la madre de la ciencia

Y es que no esperes convertirte en un ilustrador exitoso de la noche a la mañana. Esta profesión es una carrera de fondo y poca gente llega y es exitosa en poco tiempo, así que desde que decides que quieres trabajar en esto hasta que consigues mantenerte pueden pasar muchos años, así que paciencia.

¿Y por qué te digo esto?, Porque probablemente tardarás un tiempo en desarrollar tu estilo y tu voz, así que acéptalo cuanto antes. Refinar esto, así como las habilidades técnicas, requiere de práctica y mucha dedicación.

También debes tener en cuenta que pasarás por momentos de frustración, en donde no conseguirás el objetivo deseado, bien sea a nivel técnico, o porque fijaste un plazo para conseguir algo y no ha sido así, por ejemplo. Aquí es donde toca armarse de paciencia y ser perseverante (yo lo llamo ser cabezona).

Así que te recomendaría que desarrolles una rutina de práctica para, con el tiempo, ir mejorando habilidades y crecer como artista. También te diría que establezcas unas expectativas realistas sobre tu progreso y los logros que quieres alcanzar. Y para eso, la paciencia será tu mejor aliada. Y este es un punto importantísimo que debes saber antes de ser ilustrador.

2 – Aprende a lidiar con el rechazo

Cuanto antes asimiles que te van a rechazar una y otra vez como ilustrador, mejor. Te va a tocar manejarlo lo mejor posible para poder avanzar, crecer en tu carrera y mantener la confianza en lo que haces.

Lo sé, el que te rechacen una y otra vez puede minar tu confianza y autoestima, lo he vivido. Pero lo primero que tienes que entender es que (casi) nunca es algo personal. No te lo tomes como una crítica hacia ti como persona, puede deberse a muchos factores: tu estilo no encaja, no tienen nada en ese momento para ti, el calendario editorial de publicaciones para ese año ya está cerrado, todavía tienes que pulir tu trabajo…

No dejes que el rechazo te desanime y continúa, ya te he dicho antes que tienes que armarte de paciencia. Tampoco te lo tomes como un fracaso, en su lugar intenta verlo como una oportunidad para aprender y crecer. Si tienes la suerte de recibir un feedback constructivo, analízalo para ver cómo puedes aplicar eso en tus futuros proyectos y así poder crecer.

3- Por favor, no te compares con otros

Las comparaciones son odiosas,

Esto me pasaba mucho en mis primeros años y, aunque puede ser algo normal y comprensible, te puede llegar a frustrar mucho, a obsesionarte y a impedirte avanzar. A veces es inevitablecompararse con otros ilustradores, sobre todo con aquellos que tenemos como referentes. Y si esto se convierte en obsesión,puedes empezar a pensar que su trabajo es mejor que el tuyo, que no vales para esto, que no llegarás a nada, y ese tipo de pensamientos horribles. Esto acaba convirtiéndose en una pelota cada vez más grande que hace que te estanques, te frustres y no evoluciones.

Y claro, no tienes en cuenta que tu estás en un escalón y esa gente con la que te comparas está en otro más alto. Además, tampoco sabes cuál ha sido la trayectoria que han tenido y el tiempo que han tardado en llegar hasta ahí.Cada uno tenemos una evolución y un ritmo distintos y nos tenemos que centrar en seguir trabajando y mejorando, así que ten esto en cuenta.

4 – Mantén un registro de tu progreso y celebra tus logros

Propositos para el nuevo curso, curso escolar, establecer metas, planificación, planificar tareas,

Y esto tiene que ver con el punto anterior. En lugar de compararte con otros con trayectorias, trabajo y circunstancias diferentes a la tuyas, compárate contigo mismo. Mucho más gratificante, dónde va a parar…

Fijo que has pensado muchas veces que no avanzas nada, que no mejoras y que tanto esfuerzo no merece la pena. Y nada más lejos. Si llevas tiempo practicando en serio, ATENCIÓN SPOILER, habrás mejorado. No tienes más que comparar tu trabajo de, por ejemplo, hace uno o dos años, con tu trabajo actual. Te animo a hacerlo, ya verás como seguro que habrás mejorado.

Y no sólo eso, puedes comparar tu yo de hace uno o dos años con tu yo actual. Seguro que tendrás alguna ilustración de la que enorgullecerte, has hecho nuevas amistades dentro del mundillo, has hecho algún curso, has mejorado con la técnica… Esto, si de verdad quieres ser ilustrador, hazlo, porque puede acabar siendo un chute de autoestima.

Te recomiendo que cojas una libreta ó papel y que lo tengas a mano en donde irás anotando este tipo de logros. Así, cuando tengas un momento bajo o de crisis existencial laboral, puedes echar mano y ver todo lo que has conseguido, por pequeño que sea, y te servirá de chute de inspiración y motivación. Y claro está, celebra tus logros, por pequeños que sean.

5 – Haz otros colegas ilustradores

Excelentísima Caperucita, El Hematocrítco, Anaya, cuentos clásicos, Feliz Feroz, parodia de personajes de cuentos clásicos, Caperucita, Los tres cerditos, Hansel y Gretel,

Algo que debes saber antes de ser ilustrador es que este trabajo es muy solitario, y es probable que a tu alrededor no tengas a nadie que se dedique a lo mismo o a alguna profesión artística con quien puedas hablar y te comprenda. Así que cuanto antes comiences a hacer amistades y tejer tu red de contactos, mejor.

Y para eso las redes sociales son una buena herramienta. En mi caso, he ido tejiendo estas redes de forma natural: comentas a alguien que admiras, te comentan, sigues y te siguen… Y al final te vas creando un grupito bien majo con otras ilustradoras afines. Y, si vives en una ciudad grande, no dejes de asistir a eventos, exposiciones ó presentaciones de libros para conocer a gente.

Ya no es sólo por las puertas que esto te pueda abrir, sino que tener colegas dentro de este mundo hará que te sientas menos solo, podréis preguntar y resolver dudas juntos, recibir apoyo y comprensión… Y luego mola mucho el ver cómo esos colegas van creciendo profesionalmente y sentirte como la madre de la Pantoja.

6 – Cuida tu cuerpo y tu salud mental

Yo me puedo pasar horas seguidas sentada dibujando sin tomarme un descanso, pero no lo recomiendo para nada, y desde hace años trato de tomarme pequeños descansos cada cierto tiempo. Procura estirar y moverte si no quieres tener problemas cervicales, pillar una buena tendiditis o padecer dolores de cabeza horribles.

Así que por favor, descansa, haz estiramientos de todo el cuerpo (no sólo de muñeca y espalda), y procura no hacer movimientos repetitivos durante un tiempo prolongado. No quieres acabar con un doloroso síndrome del túnel carpiano y recurrir a inyecciones en la muñeca o a una operación. Hace un tiempo escribí sobre 11 hábitos saludables para trabajar desde casa, échale un vistazo.

Y otra cosa que debes saber antes de ser ilustrador es que te vas a encontrar con muchos retos en tu camino, algunos serán externos y escaparán a tu control, pero muchos otros serán generados por tu cabecita. Pensarás muchas veces que tu arte y tu trabajo es horrendo y nada de lo que hagas te parecerá bien.

Esta negatividad te hará daño, procura reconocer qué patrones de pensamiento negativo tienes y trabájalos para darles la vuelta. Busca el lado positivo y recuerda que estás haciendo un esfuerzo por vivir de ilustrar, y eso ya es bastante.

Y para terminar, procura no trabajar de más, duerme lo suficiente (si no duermo mis horas no funciono bien), tómate vacaciones de vez en cuando… En definitiva, mantén un equilibrio entre vida personal y profesional, esto es fundamental para mantener una carrera sostenible y no quemarte. Y si sientes que necesitas ayuda, recurre a familia, amigos, o profesionales de la salud mental.

7 – Invierte en materiales de calidad

Hubo un antes y un después tras utilizar materiales para ilustrar de calidad. Obviamente, si estás aprendiendo a dominar técnicas como la acuarela no es necesario que te dejes una pasta en una caja de acuarelas de calidad profesional. Tampoco esperes una eternidad hasta ser lo suficientemente bueno. Que sepas que, si quieres ser ilustrador, los materiales no hacen al artista, pero unos materiales de mala calidad ó incorrectos pueden deslucir tu trabajo.

Desde que empecé a usar acuarelas y lápices de colores buenos, noté mucho que el resultado mejoraba. Hasta entonces, mis acuarelas eran unas Cotman de W&N, calidad estudiante, que las tenía desde la carrera. Los lápices que usaba eran unos acuarelables que también tenía de mi época de estudios. En 2013 decidí autorregalarme para mi cumpleaños una caja de 30 lápices de colores Pablo de Caran d’Ache, y a día de hoy son los que sigo usando.

Unos cuatro años más tarde invertí en una caja de acuarelas de calidad profesional, las Horadam de Schmincke. Y supuso un antes y un después en mi trabajo. Utilizando un buen material pude ver una gran mejora en la calidad y la técnica de mi trabajo. Y a los hechos me remito: desde finales de 2018 empecé a conseguir encargos editoriales bastante interesantes y, en parte, se debe a la mejora en la técnica.

8 – Hazte colega de eso que llaman gestión financiera

Y esto tiene que ver con saber poner precio a tu trabajo y gestionar el cash para aquellas épocas en las que no entra trabajo o te deben pasta y no te pagan. Y volvemos al punto 5: la importancia de tener colegas de profesión a quienes consultar precios y dudas sobre tipos de encargos. El tener un grupo donde hablar de estas cosas me ha salvado muchas veces de cagarla e infravalorarme.

Aprende a hacer facturas o aprende a utilizar un programa que te ayude con ellas, y ten tus cuentas bien controladas.Y para terminar, busca a alguien te lleve las cuentas, es decir, lo que viene siendo un asesor. Te resolverá problemas más de una vez, te ayuda con facturación, IVA y temas fiscales, y es un dinero bien invertido a cambio de evitar multas y terminar con tu culo en Alcalá-Meco.

Si todo esto te parece un lío, te recomiendo este curso de gestión del dinero y finanzas para creativos. Mònica Rodriguez es una crack, es la fundadora de Empresas Creadoras,escuela de negocios para creadores y creativos, y en este curso te ayuda a ponerprecio a tu trabajo y definir tu estrategia de negocio.

9 – Cada uno tiene su camino

El último consejo que debes saber antes de ser ilustrador y que debes grabarte a fuego. Cada uno tenemos nuestro camino y una trayectoria profesional única. Cada uno tenemos experiencias únicas y desafíos a los que enfrentarnos. No hay una fórmula matemática ni una única manera de llegar a vivir de la ilustración: lo que a uno le ha servido no tiene por qué servirte a ti necesariamente.

Julia & Paco, Beascoa, Begoña Oro, ilustración de animales, ilustración infantil, ilustración de animales de granja,

Puedes utilizar los consejos y las experiencias que comparto en esta entrada (y en el blog en general) y tenerlas como referencia, pueden servirte como idea a la hora de afrontar obstáculos y aprovechar oportunidades. Y con esa orientación puedes empezar a buscar tu propio camino, desarrollar tu estilo y voz propia, fijar objetivos y metas según tus intereses…

Siempre está bien aprender de las experiencias de otros, pero abraza aquello que te distingue del resto y encuentra tu propio camino. Y eso, mayfrend, es lo que te hará destacable.

Comparte:

3 comentarios

  1. ¡Muchas gracias, Mar! Llevo unos días leyendo todos los consejos de tu blog y de verdad que me estás ayudando muchísimo. Millones de gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí

¡Hola!, me llamo Mar Villar y soy ilustradora. En este blog hablo sobre mis procesos de trabajo, sobre la profesión, doy tips, consejos y recomendaciones… Puedes leer más en la sección Sobre mí.

Entradas destacadas

Suscríbete a

La Cartita del Mes

Suscríbete y recibe mi newsletter cada mes con adelantos de mi trabajo, consejos de ilustración y unas cuantas recomendaciones.

P.D.: Sí, también hablo de mis becarias.

Entradas relacionadas

Resumen de las vacaciones

Una de las ventajas de haberme criado al lado de la playa es que en verano puedo trasladar la oficina y pasar un mes tan