burnout o agotamiento creativo, pulpo cocinando, Mar Villar, ilustración de pulpo,

Si buscáis información sobre el burnout, así en general, os saldrán en Google un montón de artículos hablando de madres que lo padecen. Pero resulta que entre la gente que nos dedicamos a profesiones creativas también se da algo similar, y lo llaman burnout ó agotamiento creativo.

Ya os había hablado por aquí de lo que es un bloqueo creativo (en esta entrada y en esta otra), pero si a eso le tenéis miedo, os presento a su primo el de Zumosol: el agotamiento creativo. Vamos, lo que viene siendo estar más quemada que Freddy Krueger.

Llevo enlazando trabajo y encargos editoriales prácticamente desde 2019, sin descanso ni vacaciones y con pandemia y confinamiento de por medio. Sobra decir que el confinamiento forzado por un virus desconocido en aquel momento no era lo mejor para dejar descansar la mente y el cuerpo. Al contrario, súmale a esa situación el saber si los proyectos cancelados y aplazados se iban a retomar pronto o no, la incertidumbre de cuándo volverías a trabajar, el tema del dinero…

Qué es el burnout ó agotamiento creativo y en qué se diferencia del bloqueo

burnout o agotamiento creativo, enredado, ilustración de plantas, Mar Villar,

Un bloqueo creativo es la pérdida puntual de la capacidad de generar ideas o no dar con la solución de un trabajo o proyecto. El burnout ó agotamiento creativo viene, en mi caso, por tener más trabajo del que podía asimilar durante casi dos años y estar sometida al estrés que eso me ha generado. Noto que ya no doy más de sí, que he perdido la capacidad de disfrutar dibujando, que llevo una sobrecarga encima brutal y que además esto repercute en mi carácter y salud. Una mier** enorme, en resumen.

Para mí, ese disfrute tiene mucho que ver con trabajar en lo personal, en dejarse llevar, en experimentar. Es lo que realmente te hace avanzar y evolucionar en esta profesión, lo que te hace encontrar tu voz propia. Y combinar ese trabajo y esa voz con el trabajo comercial es a veces complicado. Y no me quejo, porque tengo clientes y escritores excelentes a mi alrededor, es más una cuestión de encontrar un equilibrio que ahora mismo veo difícil, no sé si me explico.

Llevo un par de años que están siendo de los mejores desde que empecé a ilustrar, pero a la vez de los más difíciles. He enlazado un encargo tras otro y trabajado en colecciones de libros infantiles (con todo lo que implica el calendario editorial de lanzamientos). Siempre estoy con la cantinela esa de “cuando termine este proyecto descansaré por lo menos una semana ó dos”. ¿Y adivinad qué?. Exacto, otros proyectos y demás historias de la vida adulta iban apareciendo y se iban acumulando. Y no decía que no.

La importancia de decir NO

burnout o agotamiento creativo, ilustración de animales, ilustración infantil, Mar Villar,

Y al no decir que no, iba aceptando porque tenía que entrar dinero en casa, por si acaso en unos meses no tenía trabajo, porque encima tenía la suerte de tener el trabajo que a otros les faltaba en plena pandemia… No me estoy quejando: estoy ilustrando libros para niños, algo que siempre había querido. Pero le he echado demasiadas horas de más, fines de semana incluidos, y el ignorar mis límites físicos, mentales y emocionales con respecto a lo que soy capaz de producir acaba pasando factura.

Llevo un tiempo en el que estoy a ratos más irascible (no me aguanto ni yo), más apática, tengo la sensación de estar estancada y de vivir en el Día de la Marmota. Pero el detonante que me llevó a darme cuenta fue con una entrega reciente que llevaba muy mal (y que entregué unos días después de la fecha acordada, fatal todo). Estaba delante del ordenador arreglando los finales y bastante agobiada, y entonces noté que no enfocaba bien la vista y que tenía el pulso algo más acelerado de lo normal. Ahí algo me hizo CLIC: no puedo permitir que el trabajo me afecte así.

¿Y estoy descansando ahora?, pues no. Es verdad que después de esa entrega me tomé 2-3 días más relajados, pero no puedo decir que haya parado. Me coinciden exposición y entrega de libro a mediados de julio, PERO después de eso no tengo nada en el horizonte hasta septiembre, así que ahí si descansaré, y merecido además. Además, preveo tomarme un descanso muy breve en el puente de San Juan, que no sé si me va a venir bien o me voy a agobiar más después, pero lo necesito.

¿Qué he aprendido de todo esto?

burnout o agotamiento creativo, ilustración de plantas, ilustración infantil, Mar Villar,

De todo esto he sacado las siguientes lecciones:

  • Tengo que aprender a decir NO, que ya tengo una edad además. Decir que sí a todo es contraproducente, ya sea en el trabajo o en la vida en general.
  • Si estás continuamente trabajando y produciendo pero tu cuerpo te pide descanso, hazlo y recarga pilas. Es la leche que esté bien visto que alguien sea hiper-mega-súper-productivo cuando la realidad que esconde eso es bien jod**a.
  • Intentar buscar otras fuentes de ingresos para poder decir que no a algunos proyectos y quedarme con los que realmente me interesen. Estamos en ello.
  • Hacerme a la idea de que tal vez pase un tiempo hasta encontrar de nuevo el disfrute en mi trabajo. No voy a pretender tener por delante un mes y medio libre para trabajar para mí y que me encante lo que haga. Sé que me llevará tiempo, y está bien así.

Si quieres guardar este post en Pinterest puedes utilizar esta imagen

Y eso es todo lo que tengo que contar del tema. Estoy deseando que llegue julio para descansar porque, de verdad, lo necesito.

4 comentarios en “Burnout ó agotamiento creativo, ¿qué es?”

  1. No sabes cómo te entiendo. Y coincido totalmente con tus reflexiones finales.
    Yo también necesito descansar un montón este verano. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *