Como ser ilustrador profesional, libros infantiles ilustrados,

Te encanta perderte en librerías y echar un ojo a la sección de libros ilustrados. En el fondo, sabes que te encantaría estar ahí, entre esas estanterías (no de forma literal, se entiende). Y es ahí cuando te preguntas ¿cómo llego a ser yo también ilustrador de libros?, ó ¿qué se necesita para ser ilustradora profesional?, ó ¿a quién tengo que matar?. Pues bien, guarda los cuchillos porque no te van a hacer falta. De momento…

Por guardar los cuchillos me refiero a todo tipo de armas, un poquito de por favor…

Ya había escrito una entrada sobre cómo llegué a ser ilustradora, pero a veces me pregunta la gente, sobre todo por Instagram, por consejos u orientación para ser ilustrador. Así que he pensado en escribir algo más genérico y extenderme para contarte cómo convertirse en ilustrador. No tengo la solución fácil ni hay un solo camino, pero basándome en mi experiencia creo que puedo aportar consejos y tips que acorten el proceso para ser un ilustrador profesional.

Así que coge tu café o té porque esta entrada es larga, ¡empezamos!.

Cómo convertirse en ilustrador

Ilustraciones de pandas pintados en acuarela,

Lo sé: te encanta dibujar y contar historias a través de imágenes y has decidido que quieres hacer de la ilustración tu profesión. Habrá gente a tu alrededor que te diga que eso no paga facturas, que no vas a poder vivir de dibujar… Y yo te diría que no llevan razón y esas cosas, pero la realidad es que esto es una carrera de fondo y es muy probable que no veas resultado ni vivas de ello al 100% en meses e incluso años. No es por desanimarte, es sólo ser realista.

Y si aún así no te has desanimado, pero tampoco sabes cómo convertirte en ilustrador profesional (ni sabes por dónde empezar), tal vez quieras echar antes un ojo a:

Ahora sí, antes de entrar en materia de portfolio y conseguir clientes, es muy importante sentar unas bases sólidas sobre las que armar tu carrera.

Practicar mucho

Dibujar todos los días es muy importante para crearte el hábito y para practicar y mejorar. No te preocupes por el resultado, seguramente el trabajo final no se parezca del todo al que tenías en mente, así que no desesperes.

Aprende de anatomía y perspectiva

Igual de importante que practicar todos los días es establecer unas bases sólidas. Aprender a dibujar el cuerpo es una de esas bases fundamentales. Existen muchos libros sobre anatomía humana que te enseñan cómo dibujar el cuerpo humano. Para mí, hay dos autores fundamentales: George Bridgman y Andrew Loomis.

Bridgman’s complete guide to drawing for life es un libro sobre dibujo anatómico muy completo, ya seas principiante o estés algo más experimentado. Te va a enseñar también a dibujar la cabeza, las manos, los pies… y además da consejos sobre iluminación, ritmo, movimiento…Eso sí, está en inglés.
Dibujo de la figura humana. Principios básicos para cualquier artista de Andrew Loomis. Seguramente este sea su libro más famoso. Te enseña a dibujar la figura humana, darle movimiento y colocarlas en la perspectiva y las proporciones correctas. Hasta hace nada sólo se podía encontrar en inglés.

También puedes practicar mediante referencias. Hace un tiempo recopilé referencias para dibujar el cuerpo humano y referencias de rostro y manos.

Como punto a favor te diré que se aprende mucho más con fotos de referencia que con dibujos. La razón es sencilla: en una fotografía tienes que entender los volúmenes e interpretar las formas; en un dibujo eso ya viene resuelto. Con una fotografía te obligas a observar más. De todos modos, observar dibujos en libros de anatomía te da una buena base para entender el cuerpo y facilitar ese trabajo de interpretación.

Es interesante también tener algunas nociones de perspectiva para poder enfrentarte a dibujar fondos y escenarios. Que, aunque los odies un poco como yo, toca aprender.

La perspectiva en urban sketching. Trucos y técnicas para principiantes me parece un libraco para empezar. Tiene poca teoría y es muy fácil de leer. Olvídate de regla y escuadra porque este libro se centra en la perspectiva a mano alzada. Te enseñará trucos para hallar la línea de horizonte, las aristas que estructuran los dibujos, definir puntos de fuga…

Teoría del color

El color es fundamental y tenemos que conocerlo bien para saber usarlo y dominarlo. En la carrera me metieron mucha caña con teoría y psicología del color.

Teoría de los colores: Las láminas comentadas de Goethe. No es su tratado entero ni falta que hace. Este libro va al grano y directamente reúne las láminas que ilustraban su teoría junto a las explicaciones que las acompañaban.
Interacción del color de Josef Albers. Con esta teoría demostró que un mismo color es capaz de evocar múltiples lecturas y que lo importante es educar la vista con el fin de poder apreciar sus efectos. 
Psicología del color: Cómo actúan los colores sobre los sentimientos y la razón profundiza en los colores y sus aplicaciones, la combinación con otros colores, lo que significa cada uno y cómo nos afectan…

Otras bases

Considero que, para ser ilustrador, también es importante tener nociones de composición, de retórica visual, de ritmo, de storyboard, saber comunicar y transmitir conceptos… Tener carencias en alguno de estos campos va a repercutir negativamente en tu trabajo.

Prueba técnicas tradicionales y digitales

Todos empezamos con papel y lápiz, pero poco a poco vamos profundizando conforme avanzamos. Es interesante que vayas probando para saber con qué técnicas te sientes mejor (puede ser una combinación de varias). Y no te preocupes si no te queda como querías, es importante acabar la ilustración y cagarla para aprender del error y hacerlo mejor a la próxima.

En cuanto a las técnicas tradicionales, escribí sobre qué materiales necesitas para empezar a dibujar y que tal vez te pueda dar ideas. También escribí sobre qué materiales utilizo para ilustrar yo.

Qué estudiar para ser ilustrador

¿Se puede ser ilustrador sin tener estudios?, ¡por supuesto!. Una de las cosas buenas de esta profesión es que tu trabajo hablará por ti, dirá de qué eres capaz. Por tanto, no es necesario un título (oficial o no) para trabajar como ilustrador. Si tu trabajo no es bueno, ya puedes tener toda la formación, cursos y títulos que quieras que no te van a servir de nada.

Pero entonces, ¿esto quiere decir que no me forme?. Pues claro que no. De hecho, yo vengo de Bellas Artes, y aunque es verdad que en la carrera vi un poco de todo pero no profundicé mucho, aproveché muy bien las clases de dibujo y me dieron unas bases sobre las que desarrollarme posteriormente. Además que aprendí también cosas de grabado y de fotografía (revelábamos en papel, flipa), y que aunque no me dedique a ellas que me quiten lo bailao.

Bellas Artes

¿Me arrepiento de haber estudiado Bellas Artes?, no.

¿Lo recomendaría para alguien que quiere dedicarse a la ilustración? rotundo NO.

¿Y eso cómo te lo comes?, me explico: cuando llegó el momento de la selectividad y de pensar qué hacer con tu vida, tenía claro que quería hacer algo relacionado con dibujar. Ante la falta de información y de posibilidades de estudio, acabé en Bellas Artes porque me daba la nota de corte y me sonaba que ahí se dibujaba. Y sí, se dibujaba y se hacían más cosas.

Servidora pasando frío en Salamanca pero ilusionada porque nevó (aunque justo en esa foto no se vea rastro de nieve).

La etapa universitaria fue muy guay para mí, sobre todo por la gente que conocí y por la oportunidad de terminar mis estudios en Salamanca. Pero para alguien que tiene claro que quiere dedicarse a ilustrar me parece un camino muy largo y poco concreto. Además, son más años y es más caro que otro tipo de enseñanzas, y eso sin contar la cantidad de dinero que te dejas en material para las diferentes asignaturas.

Estudios reglados de ilustración

Aquí me refiero en los impartidos en centros educativos públicos. En concreto, al Ciclo Formativo de Grado Superior en el que obtienes el título de Técnico Superior en Artes Plásticas y Diseño en Ilustración. No son exactamente una FP, ya que se imparten en escuelas de arte y los profesores son especialistas en artes plásticas.

Conozco a compañeros que han cursado estos estudios y su opinión es buena. Alberto Albarrán os cuenta más sobre el tema y os dice dónde estudiar ilustración en España (con un buen listado de escuelas de arte incluido).

Cursos online

La formación online, si tienes disciplina y constancia, es una muy buena opción. ¿Quién no querría formarse en casa mientras va en pijama?. Además no necesitas un desembolso grande ni hacer papeleos, y hay para todos los niveles.

Cursos ilustración, como ser ilustrador, como convertirse en ilustrador,

Ahora mismo, Domestika es una de las mejores opciones. Tienes cursos para todo (no sólo de ilustración), y ya seas principiante, intermedio o avanzado, vas a encontrar cursos que te interesen y te ayuden a crecer como ilustrador. Además son económicos.

Imortante: si trabajas con técnicas tradicionales aprende a digitalizar bien

Ya sea que trabajes exclusivamente en tradicional o la combines con digital, la clave será tener un buen escáner y saber digitalizar y retocar bien.

Si tienes una de esas impresoras con escáner DESTIERRA ESO AHORA MISMO. Están pensadas para escanear documentos, no ilustraciones con muchos matices y aguadas de acuarela. Si trabajas en tradicional, cuanto antes asumas que parte de tu proceso será escanear, retocar colores y niveles, montar la imagen final, etc (y que todo eso te llevará un tiempo), mucho mejor.

Aquí te dejo un tutorial sobre cómo digitalizar una ilustración en acuarela bastante completo.

Búsqueda e investigación

Experimentos para ser ilustrador en el cuaderno de bocetos,
Antigua foto de 2013, de cuando llenaba cuadernos y hojas sueltas buscándome.

Bien, ahora que has asentado las bases, vamos a ir un paso más allá y pasar al siguiente nivel.

Encontrar tu estilo

¿Qué significa tener un estilo propio en ilustración?, ¿es mejor tener uno o varios?, ¿cómo encuentro mi estilo?. No hay respuesta fácil, sólo te diré que es algo que requiere mucho trabajo, esfuerzo y experimentación.

Tener un estilo propio es algo así como tener tu sello de identidad, es tu marca por la cual eres reconocible. Digamos que es una serie de características vinculadas al aspecto técnico por las cuales destacas y hacen que se reconozca enseguida a la autora ó autor.

Como consejo, te diré que para obtenerlo no hay fórmulas mágicas ni es algo que puedas forzar. No es más que trabajo, constancia y picar piedra. Si quieres profundizar, hace un tiempo escribí una breve reflexión sobre el estilo del ilustrador que te puede resultar útil.

Y un último consejo: está muy bien admirar a otros ilustradores e incluso inspirarse, pero por favor NO COPIES NI FUSILES EL TRABAJO DE OTROS. Está feo.

Encontrar tu voz

El estilo es parte de tu voz como ilustrador, pero la voz es mucho más que el estilo que te define. Tu voz es el punto de vista que tienes como artista. Engloba el estilo (trazo, paleta de colores, simbología, etc), tu habilidad y maestría, la técnica o técnicas que uses, los temas que tratas y cómo los tratas, y sobre todo cómo aglutinas todo eso. Es lo que hace que el trabajo sea tuyo, que tenga alma.

Encuentra tu voz artística. Guía esencial para descubrir tu identidad creativa. Esta ha sido LA LECTURA de este verano. Lisa Congdom desarrolla y comparte sus ideas y conocimientos como artista para ayudarte a encontrar tu identidad creativa. Toca palos como el estilo, la gestión de las influencias, la experimentación… y además entrevista a otros artistas que dan su punto de vista. Muy recomendable.

Estudia el mercado al que te diriges

Igual de importante que todo lo anterior es tener claro a qué mercado ó mercados quieres dirigirte o en cuáles encajaría mejor tu trabajo.

Hay vida mucho más allá de los álbumes ilustrados para niños: prensa, cómic, libro de texto, libros ilustrados para adultos, animación, videojuegos, licencias, palelería, patterns… Tener claro a dónde quieres dirigirte es fundamental para investigar qué se hace en ese sector ó sectores y enfocar tu trabajo y tu portfolio en esa dirección.

Construir tu portfolio de ilustración

Después de investigar, toca ponerse manos a la obra. No me voy a extender porque tengo una entrada estupendísima sobre cómo crear un portfolio de ilustración, corre a echarle un ojo.

Como ser ilustrador profesional y  crear un portfolio,
Esta es una de mis entraditas mimadas del blog, de vez en cuando la voy actualizando, ¡ves a darle amor!.

La mandanga de negociar derechos y poner precio

Aquí hemos tocado hueso. Esta, sin duda alguna, es la parte más difícil cuando estás empezando: saber poner precio a tu trabajo, saber negociar y hacerte valer. Pero que no panda el cúnico que aquí vengo a darte algunos consejos.

Asociaciones de ilustradores

Si estás más perdido que un pulpo en un garaje, quizá sea buena idea formar parte de alguna asociación de ilustradores. Sobre todo los primeros años, para informarte y que te asesoren sobre contratos, presupuestos y tus derechos.

Las que conozco son:

Explorar sus webs porque muchas tienen apartados de recursos que os pueden ser útiles y de los que podéis aprender.

Nuevo Libro Blanco de la Ilustración Gráfica en España

Nuevo libro banco de la ilustracion gráfica en España,

Pongo este libro porque la mayoría de los que me visitáis sois españoles. Publicado originariamente en 2004, se revisó en 2011. Algunas cosas han quedado algo obsoletas y no aparecen ya las tarifas base, pero no deja de ser lectura obligatoria para cualquiera que quiera dedicarse a la ilustración.

Descarga el Nuevo Libro Blanco de la Ilustración Gráfica en España.

¿Por qué no hay que trabajar gratis?

Grábate esto a fuego: no trabajas por difusión, ni porque te hace ilusión, ni puedes permitir que no te paguen porque te gusta tu trabajo. Ilustrar es una profesión más, como el fontanero o la abogada.

Cada uno hacemos un trabajo único y por eso nos llaman. Para llegar a ese punto has invertido mucho tiempo y también dinero, has trabajado mucho para ser una persona creativa y te ha costado esfuerzo y sudor. Eres autónomo y no trabajas para una empresa que te ampare y te dé un sueldo a final de mes, te toca sacarte las castañas del fuego.

Y otra cosa, nuestro trabajo no es secundario ni poco importante, no en la era de la imagen. Así que recuerda, ilustrar es tu vocación pero trabajas por dinero: DI-NE-RO.

¡Es hora de moverse! Para ser ilustrador profesional tienes que buscar clientes

Ahora que ya tienes todo, llega el momento de mover el culo y ponerse en marcha. Los clientes no van a ir a buscarte porque no saben que existes, así que toca llamar a puertas.

Aprender a promocionarse: el autobombo

Mis láminas de ilustración en el mercado Dibumad 2018 en el ayuntamiento de Madrid

Ahora mismo, las redes sociales son una buena herramienta para darte a conocer y mostrar lo que haces. Instagram es una buena herramienta pero se la han ido cargando poco a poco (aún así, de momento es lo que más uso para enseñar mi trabajo). Puedes también usar LinkedIn, e incluso sé de gente que se promociona por Twitter. De todos modos, con una buena estrategia de publicaciones puedes empezar a hacer ruido.

Es interesante tener tu web con tu portfolio online, como poco. Además te da la posibilidad de añadir tienda y/o blog más adelante. La web es tu casa y puedes hacer y deshacer a tu antojo y darle un diseño con el que te identifiques. Queda más profesional contactar con un cliente y enviarle tu web que pasarle tu perfil de Instagram. Además, una red social puede cambiar el algoritmo de la noche a la mañana o incluso cerrar, y todo el trabajo que hayas hecho habrá sido en vano.

Contactar con posibles clientes

Dependiendo de a qué mercados te dirijas, te tocará buscar a posibles clientes y contactarles. Investiga, haz una lista y escríbeles un email adjuntando tu portfolio.

Es muy probable que la mayoría no te contesten, pero no desesperes. Todos andamos muy ocupados y no tenemos tiempo de responder a todos los emails. Si les ha interesado tu trabajo probablemente te respondan, aunque sea para decirte que se guardan la información. Y si no obtienes respuestas, tal vez tengas que mejorar en tu portfolio o moverlo más.

Redes sociales

Son perfectas para establecer vínculos con compañeros y hacer comunidad. Además te permite publicar cosas como fotos de un proceso, bocetos inacabados, hacer algún sorteo, mostrar parte de tu día a día, mostrar cercanía…

Eventos offline

La Feria del libro infantil de Bolonia es uno de los eventos más importantes a los que acudir si quieres ser ilustrador,

Cuenta la leyenda que antes de la pandemia se hacían eventos, ferias, inauguraciones, mercados… Aunque ahora eso es más raro que ver un unicornio, poco a poco iremos volviendo a la normalidad.

Entérate de eventos , sal de tu cueva y asiste a ellos. Exposiciones, presentaciones de libros, ferias… serán buenas oportunidades de conocer a gente con tus mismos intereses y hacer piña.

Algunos de los eventos a los que he asistido y que a día de hoy se siguen celebrando:

Reflexión final sobre cómo ser ilustrador (y no morir en el intento)

Puede que me haya quedado una entrada larguísima y te resulte abrumadora, pero llevo años en la profesión (empecé en 2010 y en 2014 empecé a vivir 100% de la ilustración) y creo que tengo cosas que contar.

Te he dado una serie de consejos y recomendaciones pero no existe un único camino sobre cómo convertirte en ilustrador. Cada persona te contará una historia distinta sobre cómo llegó a ganarse la vida con la ilustración.

Está bien que te pongas metas, pero no te obsesiones demasiado, no te compares con otros y no le temas a los bloqueos. Así que dibuja mucho, trabaja duro y disfruta del camino.

Si quieres guardar este post en Pinterest Puedes usar esta imagen

Espero que hayas disfrutado esta entrada (que me ha costado días elaborar). Si tienes alguna pregunta déjamela en comentarios que trataré de contestarte cuanto antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *