Enfrentarse a la casa en blanco

 

 

Últimamente estoy más ausente por redes sociales y todo tiene una explicación. Han sido casi ocho años viviendo en Madrid pero ya hacía tiempo, como mínimo un par de años, que el cuerpo me pedía un cambio de aires. Desde luego este 2017 está siendo el año de los cambios, además una cosa que siempre tuve clara es que mi estancia en Madrid tenía fecha de caducidad. Me vine para unos meses pero al final me pasó eso de me tomo una y me voy a casa, que me acabé liando y cuando me he querido dar cuenta han pasado los años volando. Pero llevo un tiempo en el que cada vez que me escapaba a mi pueblo o a otros lugares ya no me apetecía volver a Madrid, y eso ya era un claro síntoma de que necesitaba hacer un cambio. Hace unos meses me empecé a plantear seriamente el qué hacer, buscar los pros y los contras de quedarse y marcharse, y además se han dado las circunstacias propicias para hacerlo, así que ha ganado por goleada el cambio.

Además, como cantaba Serrat, qué le voy a hacer si yo nací en el Mediterráneo. El mar me tira mucho y tantos años en el interior ya empezaban a cansarme. Recuerdo que al principio de vivir en Madrid se me hacía rarísimo orientarme porque no tenía como referente la playa (mi playa), y el no saber dónde estaba ni ver horizonte me generaba cierta ansiedad. Luego se me pasó con los meses pero fue una sensación curiosa que nunca tuve al vivir en Salamanca. De modo que vuelvo cerca del mar.

Así que ha llegado el momento de cambiar el parquet por suelo hidraúlico. Adiós Madrid, me has tratado muy bien, he conocido a gente estupenda y, a pesar de tus prisas y aglomeraciones, el metro hasta arriba de gente, tu calor infernal en verano y el no poder pisar el centro durante todo diciembre (entre otras cosas) me diste muchas cosas buenas y te echaré muchísimo de menos. Pero volveré, además a menudo. ¡Ah, y hola Valencia! Seguro que también nos llevaremos bien tu y yo.

P.D.1: Ando en busca de una bici de segunda mano, si alguien de mis contactos de Valencia tiene o conoce a alguien que venda una que me avise, por favor.

P.D.2: También ando en busca y captura de alguna mesita de noche y alguna cosa puntual de mobiliario, os comento lo mismo de antes.

P.D.3: Esa estancia que se ve en la foto va a ser mi estudio.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí

¡Hola!, me llamo Mar Villar y soy ilustradora. En este blog hablo sobre mis procesos de trabajo, sobre la profesión, doy tips, consejos y recomendaciones… Puedes leer más en la sección Sobre mí.

Entradas destacadas

Suscríbete a

La Cartita del Mes

Suscríbete y recibe mi newsletter cada mes con adelantos de mi trabajo, consejos de ilustración y unas cuantas recomendaciones.

P.D.: Sí, también hablo de mis becarias.

Entradas relacionadas

Proyectos botánicos

Estoy continuando con el proyecto que surgió en Albarracín, ¡a ver qué sale de todo esto!  

Ilustración a tinta, ilustración de pájaros, cuco, petirrojo, paso a paso de una ilustración, ilustración a tinta paso a paso, Inktober, Mar Villar, ilustración de pájaros, ilustración de aves, ilustración sobre ornitología, donujos de pájaros, dibujos de aves, ilustración científica, cuculus canorus, erithacus rubecula,

Proceso: pájaros a tinta

Quiero mostrar hoy un proceso de cómo trabajo con tinta. Y no, no me he levantado con esta cara, tan sólo que he aprovechado para