En Florencia, además de monumentos y fachadas con muchas historias que contar, también le vimos a ÉL. No teníamos muchas esperanzas de poder entrar en la Galleria dell’Accademia sin haber reservado antes la entrada, pero pasamos por delante y tuvimos la suerte de que no había casi nadie, y entramos enseguida. Por mucha foto que enseñe no le hacen justicia, hay que ir y verlo. He de confesar que se me escapó la lagrimilla.

Había otra sala con esculturas en escayola, también muy interesante.

 

Espero volver algún día y quedarme más tiempo disfrutando de la ciudad (y entrar en la Galería de los Uffici y en la Santa Croce a ver la tumba de Miguel Ángel).
Si te ha gustado, comparte
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

2 comentarios en “Florencia (2)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *