Inktober 2019, inktober de gatos, ilustración inktober, gato unicornio, proceso de ilustración a tinta, ilustración de gatos, el unicornio en cautividad, unicorn in captivity,

Pues sí, hoy es uno de octubre y arranca el Inktober. Por si aún queda alguien que no sepa lo que es os dejo el enlace a esta entrada del año pasado en donde os cuento qué es. Este año voy hasta arriba de trabajo y, como no, no voy a cumplir lo de un trabajo por día. Además esto es para disfrutarlo, no para agobiarse.

Nunca he seguido la lista oficial ni ninguna lista y he ido bastante a mi aire, y este octubre no iba a ser menos. Aunque este año vuelvo con los gatetes (tengo una musa en casa, qué la vamos a hacer…) esta vez tendrán algo en común. Voy a tirar de historia del arte y gatificar algunos cuadros, tapices y esculturas que me gustan.

Para este primer Inktober me he basado en uno de los siete tapices de La caza del unicornio, en concreto el de El unicornio en cautividad. Es una imagen que me gusta bastante y era la excusa perfecta para hacer un gatocornio, ¿cómo resistirme?. Como en mi cabeza tenía claro cómo lo quería, empecé a hacer el boceto. Es una versión bastante libre respecto al original, la pose es otra, va sobre un fondo blanco… En este paso inicial tuve la supervisión de la becaria colocando sus posaderas en la mesa.

Para comenzar con el original, le di una primera aguada para el tono base. He utilizado la tinta Quink, que la adoro. Lo dejé secar unos minutos antes de continuar. Después seguí con algunas sombras más con aguadas de tinta, dejé secar y comencé algunos detalles a lápiz (en este caso, un B).

Para definir los ojos tracé el contorno muy suave a lápiz, un 8B, y después contorneé a tinta con un pincel muy fino. Por último, le hice las pupilas y la boca. El rosa de nariz y orejas está hecho a gouache.

Llegó el turno de las plantitas, primero las hice a tinta y una vez secas las definí con lápices de colores, según el color de cada planta en el tapiz original. También le puse un poco de acuarela rosa en la panza, para que la tenga igual que la becaria.

El último detalle fue el collar. Tuve que mirar varias fotos para ver exactamente cómo era el dibujo, pero al no quedarme claro improvisé y se lo hice de cosecha propia. El cierre se lo hice con una pintura dorada que tengo en un bote pequeño, y el dibujo se lo pinté con un lápiz de color ocre. Para terminarlo, le hice los bigotes y definí un poco mejor las hojas de las plantas antes de darlo por finalizado.

Y así ha quedado el gatete una vez escaneado, limpiado y arreglado los niveles. Sobre los próximos, tengo algunas obras de arte pensadas para seguir con la temática, pero me podéis hacer sugerencias en los comentarios. Los iré subiendo todos (procesos incluidos) a Instagram.

Si te ha gustado, comparte
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *