Este junio ha sido intensito, con bastante trabajo que entrego en julio, y con una exposición de la que ya os hablé que se ha retrasado para mediados del mes que viene. En un par de semanas entregaré el cuarto libro de Los Minimuertos, ¡que ganas!. Estoy disfrutando bastante con esta pandilla: son los típicos libros que de pequeña me habrían gustado.

Este mes me lo he pasado trabajando mucho y tengo poco que destacar:

  • Al fin tengo a mis padres vacunados con las dos dosis y a mi hermano con una. Esto sin duda es lo mejor del mes.
  • Necesitaba DE VERDAD desconectar unos días y me fui a Madrid el puente de San Juan. Vi a unas pocas amigas por aquello de no entrar en contacto con demasiada gente, y de verdad, he vuelto con la energía renovada para afrontar la próxima entrega. Además, en la ida, vi desde el tren una carraca, nunca había visto ninguna, ¡logro desbloqueado!.
  • Compré unos lápices de grafito negro de la marca Derwent en Artemiranda. Se consigue un tono muy oscuro, más que el 8B que usaba hasta ahora. Oye, que descubrimiento…
  • He continuado esta serie sobre gatos y arte que hice en 2019 para una exposición. Os avisaré por Instagram de las fechas y el lugar.

Y esto es todo, en un principio volveré en septiembre, así que espero que paséis un buen verano, ¡disfrutad (con precaución) y descansad!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *