ilustración infantil de animales, Mar Villar, dibujo de animales, ilustracion de animales para niños, elaboración de una ilustración, proceso de trabajo de una ilustración,

Hace un par de semanas, y para hacer algo diferente y no bloquearme con el trabajo (sí, para descansar de dibujar, dibujo) empecé a abocetar algunos animales en conjunto, probando a ver que salía. Normalmente este tipo de bocetos no llegan a nada pero este en concreto me gustó para darle color.

El boceto escaneado quedaba así. Personalmente, me encanta dibujar multitudes de personajes y que con simples miradas entre ellos puedas montar alguna historia sobre lo que está pasando.

La base de casi todos los animales está hecha con gouache y lápices de colores, esta vez no he utilizado casi acuarela. Para alguna cosa puntual como la melena del león pero poco más.

Lo primero fue, poco a poco, ir definiendo los colores de cada animal antes que sus ropas. No tenía una paleta de color clara en mi cabeza, así que fui improvisando. Este es un vicio que he adquirido y que tal vez debería corregir: a veces empiezo con muy buenas intenciones creando una paleta y al final acabo pasando de ella porque la imagen me pide otros colores. Puede que en otro boceto que me guste y pase a limpio empiece a restringir el uso del color, como experimento.

Para la melena del león (que mira con cara de hambre al impala) hice una base de acuarela y, una vez seca, hice los pelos con un par de colores en marrón.

ilustración infantil de animales, Mar Villar, dibujo de animales, ilustracion de animales para niños, elaboración de una ilustración, proceso de trabajo de una ilustración,
Aquí casi todo el mundo tiene hambre…

Para los tentáculos del pulpo combiné un lápiz rosa para el envés de los tentáculos y gouache muy aguado para todo lo demás. Me gusta usar el gouache con bastante agua porque lo puedes trabajar de una forma muy suelta y además una vez seco puedes pintar con lápices por encima y queda mejor el pigmento que cuando la base es de acuarela.

En esta foto hay uno de los lápices Polychromos de la caja que compré no hace mucho por Wallapop, pero casi todos los que he usado han sido de Caran d’Ache.

Así fue quedando el típico sobrante de papel que siempre guardo para hacer pruebas con los colores antes de pintar. El caso es que le veo cierta gracia, está hasta para enmarcar… Más abajo tenéis el resultado de cómo quedó esta panda de bichejos, una vez escaneado, con niveles retocados y algún pequeño arreglo.

Si te ha gustado, comparte
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *