¡Hola!, al fin de vuelta. Espero que este verano hayas podido descansar, yo lo he intentado. He recargado pilas y ya puedo afrontar el nuevo curso que viene fuertecito.

He necesitado estar casi todo agosto de descanso, tomándomelo todo con más calma, leyendo, enganchada a Estirando el chicle (si alguna vez me invitaran ya sabría qué bragas llevarles) y dibujando cero. Ya os hablé sobre qué es el burnout y de lo quemada que he estado estos meses atrás, de modo que necesitaba un parón.

No he parado de trabajar desde 2019, pero ha sido el ritmo loco de este último año el que me ha hecho replantearme lo que hago y por qué lo hago, dudando de mi trabajo y sintiéndome estancada. Necesitaba parar y alejarme, verlo todo desde la distancia y darme espacio para lidiar con todos estos pensamientos.

Lo que sí he hecho ha sido escribir y programar entradas del blog, me he dejado unos cuantos meses listos. Me apetece compartir procesos, tutoriales, reflexiones y consejos (muchos consejos) sobre la profesión por aquí. ¿Podría hacerlo por Instagram?, pues sí, pero sería algo muy efímero que se perdería a los pocos días. Sin embargo, por aquí quedaría registrado y se podrán leer siempre que quieras. Además, aquí me puedo extender todo lo que quiera y más, en una red social tienes que darlo todo en pequeños bocaditos de consumo rápido, algo de lo que ya estoy un poco cansada y ahora mismo me apetece alejarme.

Si no te quieres perder ninguna actualización te recomiendo que te suscribas a mi newsletter. Calma, que como mucho envío una al mes, que no quiero ser pesada.

Para las becarias ha sido un buen verano, no han tenido queja: comer, dormir, salir a la terraza y juerga. Aunque algo menos de calor hubiera estado bien.

Kiwi tramando cosas, como siempre.
La reina de la casa.

Te confieso que he hecho un nuevo amigo gatuno pero no les digas nada que se ponen celosas.

Es guapo a la par que trasto.

Otra cosa que he estado haciendo mucho también es llevarme la cámara a todas partes conmigo. Además, este verano me hice con un kit de filtros para cámara réflex que me han venido de perlas para jugar. Por supuesto no son de la mejor calidad, pero tampoco mi cámara es gran cosa y para el uso de aficionada que le doy me sirven. Me encantan especialmente los macro, los he amortizado ya de sobra las veces que he ido al campo.

A este bicho le hice un book.
Creo que era una oruga de macaón, ¡era enorme!.
Siestas en hamaca en el campo, ¡yo digo sí!.
La que mejor se lo ha pasado, sin duda.

Algo que quería hacer desde hace tiempo era pasar por el MIAU Fanzara (Museo Inacabado de Arte Urbano).

Me encanta este mural de Susie Hammer.
Esas flores son tejidas con hilos dentro de una malla.
Este me encantó por motivos obvios.
Y este también.

Estuve varias veces de paso por la terreta para ver a la familia y a mis amigos, que ya había ganas después de un año y medio tan raro.

¿Es un macetero un poco inútil?, es posible, ¿que me encanta?, pues también.
Enamorada de esta terracita.
No me llevé ningún esqueje de aquí pero estuve tentada.
Parece el mismo gato PERO NO.
Hay un cartel de “Se vende” en una de esas casas, ¿alguien me la compra?.
Me hinché a fotografiar puertas.
Subir a este faro es un clásico de mis veranos.
Cuando zarpa el amor…
Aquí temí que el cielo cayera sobre nuestras cabezas.
No son los Pirineos aunque pueda parecerlo.
Pueblito.

¡Apúntate a la newsletter!

Si no quieres perderte nada suscríbete a mi boletín mensual.

Acepto que mi información personal se transfiera a MailChimp ( more information )

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

2 comentarios en “Verano 2021”

  1. Es muy necesario parar para poder reconectar. Me alegro de que hayas podido descansar durante agosto, ¡y me encanta el paseo fotográfico de este post! (las fotos de la oruga son MARAVILLOSAS). También me ha dejado loca, cómo no, el edificio con los gatetes en la fachada <3

    ¡Besotes, espero que hayas empezado septiembre con las pilas bien recargadas! (:

    1. Sí, me ha venido muy bien parar todo el mes, vuelvo con las pilas recargadísimas. Pero vamos, que otro mes de vacaciones tampoco me importaría mucho, ¡jejeje!.
      ¡Un abrazo!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *