Supongo que para la mayoría este ha sido un verano atípico por motivos obvios. También ha sido mi caso. Seguro que muchos habéis ido a algún sitio y desconectado unos días, pero yo ni me he movido de casa. A todo esto del Covid-19 hay que sumarle que estuve trabajando prácticamente hasta principios de agosto, y que por una serie de temas que no vienen al caso no hemos podido irnos fuera aunque fuese por 3-4 días.

Reconozco que durante el confinamiento no estaba demasiado mal, pero ha sido comenzar la nueva normalidad y petar un poco. Entre tanto encierro, no poder movernos como queríamos y algunos temas personales, he estado muy asqueada y apática con todo. Se puede decir que no he desconectado, y espero que no me pase demasiada factura porque de aquí a finales de año se me presentan unos meses intensitos.

Y ahora en septiembre es cuando me suelo marcar propósitos de año nuevo, pero visto lo incierto que es todo no sé si hacérmelos. De momento, me he propuesto actualizar el blog cada dos semanas, los martes. El año pasado me propuse hacerlo cada semana pero me flipé un poco, que al final las deadlines son las que son. Eso sí, no descarto saltármelo un poco si la ocasión lo requiere y publicar cada semana en algún momento.

También me he propuesto de aquí a final de año hacerme mi propia tienda y alojarla aquí mismo, en la web. Quiero volver a hacer láminas nuevas, y más ahora, que con esto de pasar más tiempo en casa apetece tenerla apañada. Veremos a ver si me da la vida para preparar todo. También volver a trastear con la cámara de fotos. Me la he llevado a cuestas en las escasas salidas que hemos hecho y espero seguir haciéndolo (a menos que nos confinen de nuevo). Y quiero seguir probando con el Procreate, que estos últimos días he vuelto a retomarlo y no me están disgustando los resultados.

Lo que sí habrá seguro es el calendario gatuno de 2021. Vale que el tono de esta entrada no es muy optimista, pero quiero pensar que llegaremos al año que viene, ¡jajajajaja!. Ya he empezado con los bocetos, y adelanto que este año va de cine, espero que guste y que se venda tan bien como el del año anterior. Por mi parte nada más, dejo un resumen en fotos de lo que ha sido este verano tan raro y os aviso que en un par de semanas vuelvo por aquí. Hasta entonces recordad mantener la distancia de seguridad y usar mascarilla, que no tengamos luego que lamentar nada.

Dándole al birdwatching un rato con unos prismáticos del Pleistoceno. Estaba lleno de charranes y pagazas, y también vi unas cuantas garcetas comunes y un par de flamencos.
Golondrinas echando la tarde.
Púa en uno de esos extraños momentos en el que le vas a hacer una foto y se está quieta (esto sólo ocurre cuando se alinean la Luna, Saturno y Júpiter, por lo menos).
Ahora quiero un molinillo de flamenco. En serio, es mi nuevo capricho.
Paseos por la huerta sí que ha habido.
El centro de ese girasol, ahí donde están las pipas, era más grande que mi cara.
Tiza os saca la lengua.
Encuentros en el tercer bufido.
Lo dicho, que Púa no se está quieta y es imposible sacarla enfocada.
Un día nos perdimos por la montaña. Me guardo el nombre del lugar porque no había prácticamente nadie.
Moras que estaban bien ricas.
Paseos en bici por la huerta <3

Si quieres guardar este post en Pinterest puedes utilizar esta imagen:

Si te ha gustado, comparte
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

4 comentarios en “Verano pandémico 2020”

  1. ¡Me acabas de crear la necesidad de un molinillo-flamenco a mí también! 😛 Yo al final sí me marché unos días de viaje para desconectar y cambiar de aires (¡me he enamorado de Valencia!), quizás por eso la vuelta a la rutina se me está haciendo más cuesta arriba que de costumbre.
    Me alegro de que a pesar de lo raruno del verano hayas podido tener momentos de escape y descanso. Mucho ánimo con esas metas de aquí a fin de año, estoy deseando ver el calendario gatuno de 2021 *-*

    ¡Un abrazote!

    1. ¿A que molan los molinillos?, he estado buscándolos como loca, los he encontrado en Aliexpress pero en pack de 4 🙁 Me alegra que te haya gustado Valencia, la verdad que se pone mucho empeño en traer al turismo internacional con el rollo del sol y playa pero, a mi parecer, se fomenta poco el atraer al nacional, con la de edificios bonitos e interesantes que tiene por el centro, el IVAM, el barrio del Carmen, el Cabanyal…
      Descansar no he descansado mucho, pero intentaré llevar lo mejor posible todo de aquí a final de año.
      ¡Abrazo!

  2. ¡Hola! Sí que está siendo un verano raro. A mí me pasó casi lo mismo que a ti, con la vuelta de la “normalidad” es cuando peté y me entró un poco el agobio. En realidad, aquí seguimos con una vida muy limitada y con la misma anormalidad. Y así pasó el verano… Me encantan todas tus fotos y estaré pendiente, porque no quiero perderme el calendario.
    Un abrazo,
    Pepa

    1. Aquí estamos a medias, porque sí es verdad que para mí ha sido raro, pero luego veo a gente de vacaciones, los bares llenos sin respetar distancias, etc… y pienso que qué más da que trate de hacerlo bien si con que haya unos pocos a los que les dé todo igual ya la tenemos liada. Por aquí están subiendo los casos y las hospitalizaciones, y ahora toca la vuelta al cole, así que veremos, no estoy yo muy optimista.
      Pero bueno, 2021 llegará, que para eso estoy preparando el calendario, ¡jajaja!
      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *